El melanoma es un tipo de cáncer de piel que aumenta cada año que pasa. Es un cáncer más común en mujeres que en hombres y en la mayoría de los casos suele aparecer entre los 40 y los 70 años.

Aunque pueden aparecer en la piel de cualquier parte del cuerpo, las zonas más frecuentes son la cabeza, el cuello, la espalda y la parte inferior de las piernas.

Según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), podemos distinguir 4 tipos de melanomas:

 

  • Melanoma de extensión superficial: Es el más común en personas blancas entre 30 y 50 años de edad; y se puede generar en cualquier parte de la piel. 
  • Melanoma nodular: es el segundo tipo más común y es el más agresivo. Suele aparecer en el tronco, cabeza o cuello en personas entre 50 y 60 años.
  • Lentigo maligno melanoma: Aparece generalmente en personas mayores en áreas sol-dañadas.
  • Melanoma lentiginoso de Acro (ALA): es el menos común y es el más frecuente en personas de raza negra. Aparece en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.

 

Debemos saber que no todos los cánceres de piel son melanomas, sino que estos últimos son los más frecuentes y los más graves.

El melanoma siempre se desarrolla a partir de un lunar dérmico que evoluciona desfavorablemente y afecta a las células de la piel llamadas melanocitos que se encuentran en el estrato basal de la epidermis.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL MELANOMA?

Las causas no están del todo claras; es probable que sea una combinación de factores, genéticos y ambientales, que terminen provocando que un lunar se transforme en un melanoma. 

Sin embargo, lo que se sabe es que la causa principal es la radiación UV, ya que estas radiaciones pueden dañar el ADN de las células dérmicas. 

También se sabe qué personas tienen más riesgo de sufrir un melanoma. En el grupo de riesgo encontramos:

  • Personas con fototipo I: piel muy blanca, con pecas,con pelo rubio o pelirojo, y que tienen tendencia a quemarse muy rápidamente.
  • Personas con muchos lunares o verrugas (más de 50)
  • Pacientes con tratamiento inmunosupresor o con un sistema inmunitario debilitado
  • Personas con antecedentes familiares de melanoma
  • Diagnosticados de queratosis actínica 

Muchas veces desde nuestros blogs y desde la farmacia explicamos que la mejor solución siempre es la prevención, y en el caso del melanoma, no es diferente.

 

Frente al melanoma podemos hacer:

  • Prevención primaria que incluye principalmente evitar la radiación UV excesiva tanto solar como artificial (cabinas de radiación UVA) y, sobre todo, evitar las quemaduras solares durante la infancia
  • Prevención secundaria consistente en el diagnóstico precoz

Hay que estar atentos a la aparición de nuevas manchas en la piel, lunares que no teníamos, o cambios en alguna de las pecas o marcas en nuestra piel.  Hay que recordar que la piel tiene memoria y acumula daño solar poco a poco, especialmente recuerda aquellas quemaduras significativas que se han originado en la infancia.

En la farmacia podemos ayudarte aplicando la REGLA ABDCE. Cualquier lesión que cumpla con una o más de las siguientes características, la consideraremos sospechosa y será necesario pedir cita con el dermatólogo.

A:  asimetría la lesión pigmentada tiene un aspecto asimétrico e irregular

B: bordes irregulares los melanomas tienen bordes dentados y poco claros

C: color color no uniforme. El melanoma generalmente tiene una mezcla de dos o más colores

D: diámetro las lesiones superan los 6 mm de diámetro

E: evolución los melanomas suelen evolucionar, con cambios en la apariencia (tamaño, color o grosor)

Aunque la mayoría de los melanomas se pueden incluir en esta regla, si sospechamos que tenemos alguna lesión pigmentada rara o que ha salido repentinamente, podemos aplicar la REGLA EFG

E: elevación por encima de la piel

F: firmeza el melanoma es firme al tacto

G: crecimiento rápido en un mes (Grown)

 

Con toda esta información, ya se puede prever que los consejos básicos para evitar la sobreexposición al sol serán los que tendremos que tener en cuenta para hacer una buena prevención contra el melanoma. Los enumeramos a continuación para que podais tenerlos en cuenta:

  • Exponerse al sol gradualmente y evitar la exposición prolongada
  • Evite la exposición al sol entre las 12pm y las 4pm. Recordad que los niños menores de 6 meses deben estar a la sombra o con ropa que los proteja de la radiación solar. 
  • Cubra la piel con sombreros o gorras y ropa apropiados. Recuerda usar gafas de sol.
  • Use protección solar de amplio espectro (UVA, UVB, radiación IR). Puedes complementarlo con nutricosmética solar (puedes recuperar el blog de abril donde hablamos de la importancia de la fotoprotección oral).  Recuerde que en los niños pequeños se recomienda utilizar filtros de mineríacomo primeraopción.
  • Póngase protector solar incluso en días nublados.
  • Vuelva a aplicar el fotoprotector cada dos horas, incluso si tiene la piel bronceada. El «moreno» es sólo un mecanismo de defensa de la piel y por lo tanto debe ser protegido de todos modos.
  • No utilice colonias, perfumes o cosméticos que puedan causar alteraciones en la pigmentación de la piel en reacción al sol.

Si tienes un lunar o lesión en la piel que te hace dudar, no dudes en venir a la farmacia y te ayudaremos con lo que necesites.