¿Qué debemos tener en el botiquín?

  1. MATERIAL DE CURA

Algodón, gasas estériles, tiritas, vendas, esparadrapo, suturas quirúrgicas y guantes. También debería haber solución salina y algún antiséptico para limpiar heridas. 

  1. 2. ACCESORIOS

Los accesorios ayudan en la cura y debemos contar con tijeras, pinzas y termómetro. 

  1. MEDICAMENTOS

Es conveniente que sólo haya medicamentos para afecciones leves. El botiquín puede contener: analgésicos, antitérmicos, productos para picaduras de insectos, antiinflamatorios y pomadas para las quemaduras. Y aquellos medicamentos prescritos para las enfermedades crónicas que padezcan los miembros de esa familia.

¿Dónde debe estar?

La cocina y el baño son las habitaciones en las que se producen más cambios de temperatura y de humedad, por lo que no son los más adecuados para guardar el botiquín. Éste debe estar en un sitio fresco, seco y preservado de la luz, para que no se alteren las características y propiedades de los medicamentos.

El botiquín debe estar fuera del alcance de los niños, pero sin cerrarlo con llave, para facilitar su apertura cuando se necesite.

¿Cómo debe ser el botiquín?

El botiquín no es un almacén con restos de medicamentos.

Todos sus componentes se deben guardar dentro de su caja original y deben mantener un orden, puesto que sólo será útil si se sabe lo que se busca y se encuentra fácilmente.

Los medicamentos deben estar claramente identificados. Para ello es importante que se guarden en su caja y con su prospecto.

Es muy útil tener en el exterior o interior del botiquín o del lugar donde guardemos los medicamentos teléfonos de utilidad en caso de emergencia: centro de salud, directorio médico o ambulancias, Centro Nacional de Toxicología.

¿Qué otros aspectos hay que tener en cuenta?

Es aconsejable tener presente las condiciones de conservación de cada medicamento que aparecen en el prospecto.

En especial, las de aquellos que requieren ser mantenidos a una determinada temperatura y guardados en la nevera, así como los que tienen una duración o efectividad limitada en el tiempo, una vez abierto el envase o reconstituido el preparado, como es el caso de algunos colirios o jarabes. También es importante, en general, preservar los medicamentos de una exposición directa a la luz o al sol.

Te aconsejamos también que revises tu botiquín cada 6 meses para retirar los restos de medicamentos, caducados o que ya no necesites, y sus envases. Llévalos a tu farmacia en el punto SIGRE.