Hoy queremos hablar de un problema que afecta a muchas personas, y que al mismo tiempo, muchas personas sufren sin saberlo ya que corren con una sintomatología que es similar a cualquier otro problema digestivo.

Una de las intolerancias más conocidas es la intolerancia a la lactosa, de la que hablaremos más adelante. Pero uno de los más desconocidos y subdiagnosticados es la SORBITOL INTOLERANCIA AL SORBITOL.

 

  • INTOLERANCIA AL SORBITOL: ¿QUÉ SABEMOS?

 

Si a menudo sufrimos dolores estomacales, heces bastante pastosas, muchos gases e incluso migraña, podría ser que sufrieses una intolerancia al sorbitol. 

Más del 50% de los adultos sanos tienen síntomas de mala absorción cuando ingieren entre 5 y 10 g de sorbitol.

¿Qué es el sorbitol?  Es un alcohol que podemos encontrar naturalmente en algunas frutas, a diferencia de la fructosa que es un azúcar que está presente en todas las frutas y algunas verduras.

 

22

¿En qué alimentos encontramos sorbitol?  Peras, manzanas, ciruelas, membrillo, melocotón, albaricoque, dátiles, uvas, pasas, fresas, frambuesas, arándanos, grosellas, mermeladas y jugos.

Pero el sorbitol a menudo se encuentra como un aditivo para endulzar, espesar o humedecer  alimentos y preparaciones farmacéuticas. Cuando se utiliza como aditivo lo encontramos como E-420.

Las causas de esta intolerancia son principalmente 3:

  • déficit de la enzima digestiva GLUT5 (causa genética)
  • permeabilidad intestinal (causada por enfermedades, exceso de medicamentos o laxantes, estrés…)
  • mal estado de la mucosa intestinal al nacer o por una mala introducción de alimentos en el período infantil.

¿Cómo haremos el diagnóstico?  La prueba más fácil es la PRUEBA DE HIDRÓGENO EXPIRADO. Aquí podemos saber el grado de intolerancia que tenemos y a partir de ahí sabremos hasta qué punto podemos tomarlo o no. En caso de intolerancia severa, incluso tendremos que controlar el contenido de sorbitol que contienen productos de higiene y cosméticos. 

Debemos saber que las personas con colon irritable suelen tener una mayor predisposición a la intolerancia, ya que tienen alterada la microbiota intestinal y también se ve aumentada la permeabilidad intestinal.

También es importante tener en cuenta que la intolerancia al sorbitol es un proceso reversible que se detiene cuando atacamos el origen del problema: la causa siempre está en el intestino delgado.

 

  • INTOLERANCIA A LA LACTOSA

 

Es una de las intolerancias alimentarias más conocidas que afecta aproximadamente al 20% de la población, más o menos severamente.  Sus efectos se caracterizan por malestar general, náuseas, diarrea, flatulencias o incluso espasmos intestinales.

La lactosa es un azúcar presente en todos los productos lácteos y su intolerancia se produce porque hay un déficit o ausencia de la enzima lactasa,que se fabrica en el intestino delgado y es responsable de la división de la lactosa en dos azúcares simples: glucosa y galactosa que ya pueden ser absorbidos por nuestro cuerpo.

 

111

La lactasa es una enzima que todos los mamíferos poseen durante la época de lactancia materna. A medida que dejamos atrás esta etapa, la síntesis de la lactasa disminuye y el intestino pierde la capacidad de asimilar la lactosa. Sin embargo, en los seres humanos, una modificación genética producida hace unos 6.000 años permitió que se mantenga la síntesis de la lactasa y, por lo tanto, esta intolerancia no ocurre. 

Las intolerancias a la lactosa no suelen ser reversibles, excepto en el caso de los niños o cuando se daña la mucosa intestinal después de una gastroenteritis.  Su diagnóstico se realiza mediante el consumo de lactosa marcada con un isótopo radiactivo y la medición de su radiactividad en el aire expirado. Si la prueba es positiva, será necesario tomar las medidas adecuadas para reducir o eliminar los productos lácteos de la dieta.

Aquí es muy importante considerar la contaminación cruzada. La lactosa es un alérgeno de declaración obligatorio y por lo tanto podemos saber si un alimento o medicamento lo lleva simplemente leyendo la etiqueta.

 

  • ¿SABEMOS CÓMO DIFERENCIAR LA INTOLERANCIA ALIMENTARIA DE UNA ALERGIA?

 

La alergia alimentaria es una reacción exagerada a un alimento, y siempre está relacionada con una respuesta del sistema inmunitario. Muchas veces son hereditarias y suelen desaparecer en los primeros años de vida.

Cuando hay una alergia es necesario eliminar absolutamente de la dieta lo que la produce ya que sino la reacción alérgica será cada vez más exagerada.

Las intolerancias no afectan al sistema inmunitario, por lo tanto la respuesta de nuestro cuerpo no es inmediata y a menudo se vuelve difícil identificar el foco. En las intolerancias, las vellosidades intestinales se verán cada vez más alteradas y por lo tanto los efectos negativos también aumentarán. 

 

  • ¿CÓMO PODEMOS AYUDARLE DESDE LA FARMACIA FRENTE A UNA INTOLERANCIA?

 

Ya hemos visto que el principal problema con el que nos encontramos cuando sufrimos una intolerancia es que la permeabilidad intestinal se altera y esto afecta a la mucosa intestinal. Por lo tanto, podemos recomendar varios complementos que pueden ayudar a fortalecer la biota y reducir la inflamación de la membrana mucosa.

  • Regeneradores de la mucosa: L-GLUTAMINA , METIONINA
  • Regeneradores de flora: probióticos y simbióticos
  • Antialérgico: quercitina y zinc
  • Antiinflamatorios: omega 3

Además, el estado emocional en este tipo de patologías es clave, y por lo tanto todo lo que nos ayude a estar más relajados y sentirnos mejor puede ayudarnos a mejorar. En este sentido, dedicarnos  tiempo, hacer ejercicio, estar al aire libre…. es uno de los mejores consejos que podemos darte.

Si necesita más información o desea hacernos alguna consulta, estamos a su disposición para ayudarle con todo lo posible.