Cambios de estación, cambios repentinos en el tiempo, procesos alérgicos… en estas situaciones siempre necesitamos estimular o aumentar nuestras defensas; y en los momentos de pandemia que vivimos es aún más importante mantener nuestro sistema inmunológico a un buen nivel.

Es por eso que en este blog queremos explicar de una manera sencilla y comprensible todo lo que necesitamos saber sobre las defensas y lo que podemos hacer para tener siempre un buen escudo protector y evitar dudas, confusiones o hacer un mal uso de los productos que encontramos a nuestra disposición.

1

 

¿Quién se encarga de fabricar nuestras defensas? Nuestro SISTEMA INMUNOLÓGICO, que es el conjunto de estructuras y procesos biológicos que se llevan a cabo en nuestro cuerpo y que nos ayudan a mantener un buen estado de salud. El sistema inmunitario reconoce, identifica y destruye agentes patógenos (bacterias, virus, hongos y parásitos) y partículas extrañas que entran en el cuerpo.  

¿Qué puede afectar al sistema inmunitario? Hay muchos factores, pero te detallaremos los que pueden alterarlos o afectarlos más.

¿Cómo podemos saber si tenemos las defensas bajas?

Nuestro cuerpo nos envía señales cuando el sistema inmunitario está debilitado. ¿Qué podemos percibir?  Podemos sentirnos más cansados, las heridas pueden tardar más en cicatrizar, sentimos debilidad o incluso dolores musculares sin haber hecho ningún ejercicio, podemos sufrir caída del cabello …

Además, cuando nuestras defensas están bajo mínimos, es más probable que desarrollemos cuadros frecuentes de otitis o sinusitis, diarrea, resfriados o herpes de repetición, infecciones fúngicas a nivel de mucosas, por ejemplo de la boca.

FACTORES QUE ALTERAN EL SISTEMA INMUNITARIO

  • ALIMENTACIÓN  Dietas desequilibradas y obesidad disminuyen la respuesta del sistema inmunitario
  • ESTRÉS FÍSICO O EMOCIONAL El sistema inmunitario tiene mucha interacción con el sistema endocrino y el sistema nervioso de manera que cuando uno «sufre» el otro se resiente.
  • FLORA INTESTINAL las bacterias beneficiosas que tenemos en el intestino cuando estamos sanos tienen un equilibrio perfecto que proporciona un efecto barrera que impide la entrada de patógenos en el intestino. Además, una buena microbiota intestinal participa en la síntesis de múltiples factores que hacen que nuestro sistema inmunológico funcione.

¿CÓMO PODEMOS AYUDAR A NUESTRAS DEFENSAS?

Lo primero que podemos hacer es llevar a cabo algunos cambios en nuestros hábitos diarios, con el fin de llevar una vida más saludable: dormir las horas necesarias, tener una dieta equilibrada rica en antioxidantes, incorporar la actividad física en nuestra vida diaria, evitar el tabaco y el alcohol, tener al día todas las vacunas recomendadas …

 

2

Y en segundo lugar, podemos fortalecer o estimular nuestro sistema inmunológico con suplementos nutricionales o plantas medicinales que podemos recomendar desde la farmacia:

  • Vitaminas y minerales
    • Vitamina C : antioxidante. Interviene en la formación de colágeno y participa en muchos de los procesos del sistema inmunológico
    • Vitamina A: nos ayuda a mantener las membranas mucosas en buenas condiciones para tener un efecto de barrera correcto
    • Vitamina D: promueve la inmunidad innata y desempeña un papel esencial en el funcionamiento del sistema inmunitario
    • Zinc: antioxidante como la vitamina C. Cuando tenemos déficit de zinc se nos altera la respuesta inmune.
    • Hierro: cuando carecemos de él, nuestras células proliferan menos y esto reduce nuestra respuesta inmune.
    • Selenio: ayuda a los anticuerpos en la respuesta a ciertos tóxicos y participa en la formación de linfocitos (glóbulos blancos)

 

Estas vitaminas y minerales actúan sinérgicamente y de manera complementaria en los 3 niveles que tenemos de defensas: membranas de piel y mucosas, leucocitos y linfocitos.

 

  • Probióticos 

Lactobacillus y Bifidobacterium son los probióticos que más participan en el correcto funcionamiento del sistema inmune. Regeneran la flora intestinal para que pueda estar en perfecto estado.

También encontramos inmunoglucanos que son moléculas que refuerzan el sistema inmunológico pero de origen vegetal.

 

  • Plantas medicinales moduladoras de el sistema inmunitario

Aquí encontramos plantas como Equinácea  y uña de gato (Uncaria tomentosa)  que apoyan y estimulan el sistema inmunológico.  

  • Plantas medicinales adaptogenas

Ellas son los que actúan sobre los sistemas que se alteran cuando tenemos estrés, y por lo tanto, como hemos visto antes, si reducimos el estrés mejoramos nuestras defensas.

Aquí encontramos plantas como Rodiola y Eleuterococo.  

 

  • Propóleo y Jalea Real

Son dos productos de las abejas.

El propóleo tiene acción antioxidante y antimicrobiana y apoya el sistema inmunológico en su funcionamiento.

La jalea real es muy rica en vitaminas, sales minerales, ácidos grasos esenciales y también tiene ciertas propiedades antimicrobianas. Es un muy buen complemento para cuando estamos en convalecencia o desequilibrios nutricionales.