Es una sustancia necesaria para nuestro organismo y sus niveles dependen de la producción propia de nuestro cuerpo y de la cantidad que ingerimos a través de la alimentación. Hay determinadas situaciones en las que el nivel de colesterol aumenta, incluso llegando a valores perjudiciales para la salud, sobre todo a nivel cardiovascular. Entre ellas nos podemos encontrar: condición genética (nuestro cuerpo produce colesterol en exceso), antecedentes familiares, edad (a mayor edad más posibilidad de tener alto el colesterol), sobrepeso, alimentación no adecuada y la toma de ciertos medicamentos (consulte a sus farmacéutico). Tener el colesterol alto suele ser asintomático una razón más de su peligrosidad, pero es fácil de detectar con un simple análisis de sangre. La frecuencia de estas pruebas depende de la edad, de los factores de riesgo y la historia familiar.

Recomendaciones:

Seguir una alimentación rica en frutas y verduras, cereales integrales o de grano y legumbres.

Reducir el sobrepeso.

Disminuir el consumo de alimentos con índice glucémico alto, como los azúcares e hidratos simples.

Ajustar el consumo de carnes rojas a dos días por semana.

Introducir en su dieta los pescados y en especial los azules ricos en omega 3 (sardina, salmón, etc..) preferiblemente de pequeño tamaño (para evitar el consumo de mercurio) y si son grandes no más de una ración de 150g a la semana.

Evitar en lo posible los fritos y guisos, y cocinar preferiblemente a la plancha, al vapor o en papillote. Es recomendable retirar la grasa visible de la carne antes de cocinarla.

Utilizar la sal con moderación. El exceso de sodio es muy dañino para nuestro corazón y nuestras arterias.

Evitar el consumo de productos de bollería, fritos y precocinados, ricos en ácidos grasos saturados que perjudican su salud.

Procurar hacer ejercicio físico de tres a cinco veces por semana.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el origen del colesterol?

La mayor parte del colesterol de nuestro organismo es producido por el hígado, aunque también proviene de algunos alimentos, como huevos, carnes y productos lácteos enteros.

¿Qué hace que el colesterol sea bueno o malo para la salud?

El colesterol viaja por el torrente sanguíneo envuelto dentro de unas partículas llamadas lipoproteínas, de las que hay dos tipos: LDL (que da lugar al llamado colesterol  malo) y HDL (que forma el colesterol bueno). EL colesterol LDL es considerado malo porque se deposita en la pared de las arterias y forma las placas de ateroma. El colesterol HDL es considerado bueno porque transporta el exceso de colesterol de nuevo al hígado para que sea destruido.

¿Qué son los triglicéridos?

Los triglicéridos provienen mayoritariamente de la digestión de las grasas de los alimentos, aunque también son producidos en parte por el hígado y son el principal tipo de grasa que transporta el organismo. Constituyen una fuente importante de energía y, como el colesterol, tienden a aumentar con la edad y/o el sobrepeso. El valor normal es de hasta 150 mg/dl. La acumulación de mayores cantidades, unida a niveles elevados de colesterol puede aumentar considerablemente el riesgo de enfermedad cardíaca (>200 mg/dL).

¿Cómo perjudica el colesterol LDL a mi salud?

El exceso de colesterol puede depositarse dentro de los vasos que transportan la sangre desde el corazón hasta el resto del cuerpo y que se conocen con el nombre de arterias. La acumulación de colesterol dentro de las arterias –conocida como placa de ateroma- hará que éstas se estrechen que es lo que se denomina aterosclerosis, y que puedan llegar a bloquear completamente la arteria, de modo que la sangre no logre fluir a través de ella. Si ese bloqueo ocurre en la arteria coronaria, que es la que suministra sangre a los músculos dentro del corazón, podría provocar un ataque al corazón, y si la arteria que le suministra sangre a su cerebro se bloquea, podría producirse un infarto cerebral.

¿Qué hago si me olvido una toma del medicamento?

Si olvida una dosis tómela en cuanto se dé cuenta, salvo que esté próxima la siguiente toma. Nunca tome el doble de la dosis prescrita.

 

Fuente: Ficha de recomendaciones de Sefac