La palabra cáncer es un término muy amplio que abarca más de 200 tipos de enfermedades. Sin embargo, todas ellas tienen un denominador común: las células cancerosas adquieren la capacidad de multiplicarse y diseminarse por todo el organismo sin control.

Las células se dividen periódicamente con mecanismos de control. Cuando estos se ven alterados, se producen divisiones incontroladas que con el tiempo dará lugar a un tumor o nódulo.

Cuando las células que constituyen dicho tumor no poseen la capacidad de invadir y destruir otros órganos, hablamos de tumores benignos. Pero cuando estas células además de crecer sin control sufren nuevas alteraciones y adquieren la facultad de invadir órganos de alrededor  hablamos de tumor maligno, que es a lo que llamamos cáncer. 

Preguntas frecuentes

¿PUEDO HEREDAR LA ENFERMEDAD?

Sólo en algunas familias existe una cierta predisposición para padecer determinados tipos de cáncer (suponen un 5-10% del total de cánceres).

¿TENDRÉ DOLOR?

El cáncer no tiene por qué doler. La aparición de dolor depende de la zona en que se localiza el tumor.

¿PUEDO TOMAR REMEDIOS NATURALES?

La creencia de que existen remedios naturales que puedan ayudar al paciente a curarse de su enfermedad y que son inofensivos está muy extendida. Sin embargo, dicha afirmación no es correcta. Generalmente, no existen estudios científicos serios sobre estos remedios o tratamientos alternativos que evidencien su eficacia contra el cáncer.

EL CÁNCER ES UNA LOTERÍA, SI TE TOCA, TE TOCA; NO SE PUEDE PREVENIR

No es cierto.

Existe una serie de tumores que sí pueden prevenirse (cáncer de pulmón, cáncer de colon…), otros pueden detectarse en fases premalignas, es decir, antes de que aparezca el cáncer (cáncer de cuello uterino) y otros pueden detectarse en fases precoces, como es el caso del cáncer de mama.

De los diferentes tipos de cáncer, se conocen algunos de los factores que los producen. Si se evitan dichos factores o se modifican adoptando una serie de hábitos saludables, se podrá disminuir el riesgo de padecer dicho cáncer.

Recomendaciones dietéticas como factor de prevención:
• Evitar el sobrepeso y la obesidad.
• Mantener una actividad física moderada.
• Comer entre 400 y 800 gramos por día de frutas o verduras variadas.
• Comer entre 600 y 800 gramos diariamente de legumbres, cereales (grano), tubérculos y otros alimentos de origen vegetal.
• Evitar el consumo de alcohol. En el supuesto de que se consuma, se tiene que limitar a dos copas o menos por día en los hombres, y a una copa o menos por día en las mujeres.
• Limitar el hecho de comer carne roja (becerra, be, cerdo) a menos de 80 gramos diarios. Es preferible comer pez, pollo u otros tipos de carnes.
• Limitar el consumo de grasa de origen animal.

  • Limitar el consumo de alimentos conservados en sal.
  • Evitar alimentos chamuscados. Comer solo ocasionalmente carne hecha a la barbacoa, así como alimentos curados o ahumados.

LAS PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO PRECOZ (CRIBADO O SCREENING) SE HACEN SÓLO A LOS QUE TIENEN MOLESTIAS

Cuando se realizan pruebas de cribado o screening para algún tipo de cáncer, se hacen en personas aparentemente sanas que no poseen ningún síntoma de enfermedad. Generalmente, estas pruebas se realizan en la población que tiene más riesgo de desarrollar dicha enfermedad.

UN DIAGNÓSTICO DE CÁNCER ES SINÓNIMO DE MUERTE IRREMEDIABLE E INSUFRIBLE

No es cierto. Hoy en día, este mito debe ser desterrado de una sociedad como la nuestra. No sólo porque cada vez se consigue la curación de una mayor proporción de casos de cáncer, sino porque en un número importante de casos sus síntomas pueden ser controlados de forma adecuada.