El suelo pélvico sostiene el útero, la vejiga y la vagina y ayuda a mantener el control de muchas funciones corporales.
Si los músculos del suelo pélvico están fuertes y entrenados pueden aumentar las sensaciones durante las relaciones sexuales, además de ayudar en la preparación y recuperación del parto.
Si por el contrario, el suelo pélvico está débil podemos tener incontinencia urinaria, prolapso (cuando estos órganos se caen), dolor de espalda baja o relaciones sexuales poco satisfactorias. Por ello, cuidando nuestro suelo pélvico conseguiremos una vida íntima feliz y saludable. Y cuanto antes empecemos, más pronto sentiremos sus beneficios.
¿Por qué se deteriora el suelo pélvico?
Con el tiempo, el suelo pélvico puede debilitarse como resultado del embarazo y el parto, del envejecimiento o de los cambios hormonales asociados con la menopausia. También el sobrepeso y el estreñimiento son factores ligados a este problema.
¿Cómo se puede fortalecer?
?Ejercicios de Kegel: Kegels (pronunciado “queguel”) son los ejercicios creados por el Doctor Arnold Kegel que consisten en contraer los músculos del suelo pélvico hacia arriba y hacia adentro, pudiendo fortalecer y tonificar la musculatura pélvica. Son una valiosa herramienta preventiva para tonificar el suelo pélvico.
¿Cómo se hace? Con la vejiga vacía nos sentamos o nos acostamos, apretamos los músculos del suelo pélvico. Los mantenemos apretados y contamos hasta 3- 5 segundos. Relajamos los músculos y contamos hasta 3- 5 segundos. Repetimos 10 veces, 3 veces al día (mañana, tarde y noche). Respiramos profundamente y nos relajamos verificando que no estamos apretando el estómago, los muslos, los glúteos ni los músculos del pecho.
?Ejercitadores con peso. Son otra manera o un complemento a los ejercicios de Kegel. Son ejercitadores de silicona que se colocan en la vagina y como pesan, contraemos los músculos para sujetarlas casi sin darnos cuenta. Además de fortalecer el suelo pélvico también estimulan y preparan para la actividad sexual y los orgasmos. Existen ejercitadores de 28g, 38g y 48g. En la farmacia te asesoramos sobre cuál es el más apropiado en cada caso.
?Gimnasia hipopresiva. Consiste en realizar una serie de posturas en apnea (aguantando la respiración) y con la musculatura pélvica contraída. El fisioterapeuta puede indicarnos cómo hacerla o apuntarnos a alguna clase ya que cada vez se incluye más en las actividades de los gimnasios.
?Buena postura. En la actividad habitual es recomendable llevar una postura erguida y la musculatura pélvica contraída. Sobre todo, cuando cojamos pesos o hagamos algún esfuerzo.
?Danza del vientre. Actividades como la danza del vientre o hacer ejercicios con la pelota de pilates son muy beneficiosas para el suelo pélvico.