Hoy hablamos de uno de los problemas por los que más consultas recibimos durante el verano: el síndrome de piernas cansadas (SCC). En España, se estima que más de 3 millones de personas sufren problemas circulatorios en los miembros inferiores, con mayor frecuencia en mujeres que en hombres.

Se estima que una de cada dos mujeres a lo largo de su vida sufrirá de piernas cansadas, por lo que es importante saber de qué estamos hablando. Sabremos que padecemos SCC si presentamos problemas como pesadez y cansancio en las piernas, calambres musculares, hinchazón y edemas, picor o varices.

Las varices son un problema causado por el fallo de la función venosa, donde por un lado se produce una pérdida de elasticidad de las paredes de las venas que no se adaptan a las necesidades del momento y por otro las válvulas que favorecen el movimiento de la sangre desde las piernas hasta el corazón se rompen y dificultan el retorno de la sangre. Así empieza la retención de líquidos, daño e inflamación del tejido que dan lugar a varices. Una vez que aparecen las varices, solo se pueden extirpar con cirugía. Sin embargo, cuando estamos en el inicio del SCC podemos recomendar plantas o complementos que pueden ayudarnos a sentirnos mejor. 

11

El síndrome de las piernas cansadas es una patología vascular, es decir, hay una insuficiencia en el retorno venoso de la circulación sanguínea. Por lo tanto, la sangre no fluye normalmente.

Las principales causas de piernas cansadas son las siguientes:

  • Edad: Cuanto más mayors nos volvemos, más probabilidades tenemos de tener enfermedades venosas
  • Falta de ejercicio y sedentarismo
  • Tipo de trabajo: Las personas que tienen un trabajo en el que están muchas horas de pie o muchas horas sentadas tienden a tener más problemas de tráfico.

Desde aquí queremos dejarte algunos consejos que te ayudarán en caso de que sufras el problema de las piernas cansadas.

  • Comer bien: añade más fibra a tu dieta para evitar el estreñimiento. Evite el alcohol, los azúcares y las comidas procesadas; y reduce el consumo de sal para prevenir la retención de líquidos
  • Ejercicio: aumenta tu ejercicio diario con un paseo, usando las escaleras en lugar de los ascensores, no cojas tanto el coche… en definitiva, muévete.
  • Duchas con agua fría: Alterna duchas frías y calientes en la zona de las piernas, haciendo 4 repeticiones de 10 segundos cada una y siempre termina con agua fría, ya que ayuda mucho a la circulación venosa.
  • Levantar  las piernas cuando estés estirado: pon almohadas para elevar las piernas unos 15 cm y mantén la posición durante unos 10 min.
  • Utilizar ropa y calzado espaciosos, con un tacón de máximo 5 cm.
  • En caso de tener que estar de pie o sentado durante muchas horas, recomendamos el uso de medias de compresión y estiramientos de piernas.
  • Mantener la piel hidratada para evitar la formación de grietas y para hacer que la piel esté más elástica. Aquí es donde radica la importancia de beber mucha agua para promover la eliminación de la orina.

 

¿Qué remedios naturales existen para las varices?

Desde la farmacia podemos asesorarte sobre geles, ungüentos, sprays y complementos alimenticios donde hay varias plantas que tienen acción venotónica, es decir, refuerzan la elasticidad de la vena para que no se dilate y favorezca la circulación de la sangre.

Castaño de indias (Aesculus hippocastanum): las semillas contienen escina, una molécula con propiedades antiinflamatorias y venotónicas. También contiene proantociandina que aumenta la resistencia capilar y previene las arañas vasculares.

Ciprés ( Cupressus sempervivens )

Hamamelis ( Hamamelis virginiana): una planta rica en taninos que se utiliza principalmente por vía oral para calmar los síntomas de las piernas pesadas y la hinchazón de las venas varicosas.

Mirtilo ( Vaccinium myrtillus): los frutos contienen antocianinas que mejoran los problemas circulatorios venosos.

Centella asiática: Las moléculas han demostrado ser útiles para fortalecer las venas afectadas por problemas circulatorios.

Ginkgo (Ginkgo biloba): La hoja de ginkgo es rica en flavonoides venotónicos y reforzadores de las paredes capilares.

Melilot ( Melilotus officinalis): la parte aérea del meliloto contiene cumarinas que mejoran la circulación de la sangre en las venas

Galzeran (Ruscus aculeatus): El rizoma galzerano contiene las moléculas venotónicas más potentes que facilitan el movimiento de la sangre en las piernas.

Viñedo (Vitis vinifera): Tanto los extractos de hojas como las semillas son útiles para prevenir la inflamación de las venas en las piernas y para reforzar los capilares.  

Estas plantas, como hemos dicho antes, se pueden encontrar en preparaciones tópicas u orales. La vía tópica actúa muy rápidamente porque a las fórmulas se agrega mentol o aceites esenciales refrescantes con efecto frío; mientras que la vía oral es más efectiva a largo plazo para reforzar las paredes venosas y controlar los síntomas.